IMG_6558 copia-1.jpg
Nuestra Historia

Desde el 2013, se ha venido gestando un proceso de aprendizaje socioambiental inédito en las costas de la zona central de Chile, centrado en el ser humano y en la naturaleza.

Esta es nuestra historia.

Es conocido que las áreas marinas protegidas son una importante herramienta para la conservación de la biodiversidad y Chile ha tomado enormes avances en esta materia. Desde el 2009, ha aumentado la superficie protegida desde 0,03% hasta 42% de la Zona Económica Exclusiva en el 2018, gracias a la creación de áreas marinas protegidas de gran escala.

Sin embargo, la evidencia nacional muestra que la gran mayoría no está efectivamente administrada ni fiscalizada, y son ausentes en la zona costera, impidiendo que las comunidades de pescadores reciban beneficios tangibles. Por ello, la necesidad de enfoques complementarios es notoria. Enfoques que incentiven el involucramiento de comunidades de pescadores artesanales y que promuevan una eficaz vigilancia y monitoreo en la protección y conservación de la biodiversidad marina.



 

Pontificia Universidad Católica de Chile y Advanced Conservation Strategies con base en sus numerosos estudios sobre sistemas socio-ecológico en las costas de Chile,  el año 2012 comienzan a desarrollar un modelo conceptual de conservación marina desde los ojos del pescador artesanal, sus intereses y anhelos.

Un modelo en donde sindicatos de pescadores artesanales acuerdan voluntariamente crear zonas de exclusión pesquera dentro de sus áreas de manejo, para producir beneficios en biodiversidad tangibles y al mismo tiempo contribuir al buen vivir del pescador.

sea-1082414.jpg

Con aportes de The David and Lucile Packard Foundation y Walton Family Foundation y el trabajo colaborativo con la empresa de vigilancia costera Shellcatch, se constituye en el 2013 la primera zona de exclusión pesquera dentro de un área de manejo en El Quisco.

La confianza depositada en otras comunidades costeras hizo que el modelo se piloteara en dos sindicatos de pescadores adicionales: Maitencillo y Ventanas, cumpliendo hitos como la firma de contratos y el diseño y mejoramiento de los sistemas de vigilancia y de monitoreo de biodiversidad.
 

firmando constitución Capital Azul.jpg

Con el extenso apoyo de Walton Family Foundation y The David and Lucile Packard Foundation, el modelo se institucionaliza en el 2016 como la Fundación Capital Azul (¡nacimos!) y los fundadores, el profesor Dr. Stefan Gelcich y el conservacionista Dr. Josh Donlan comienzan a dar los primeros pasos como organización al recibir la asesoría de Tepual Conservación, la cual origina en el 2019 la estrategia organizacional, financiera y la contratación del primer director ejecutivo de la fundación.

Refugios marinos, o bien, áreas marinas costeras de 15 hectáreas con fines de regeneración y conservación, resguardadas por comunidades costeras, fiscalizadas por tecnología de vigilancia y monitoreadas biológicamente es el resultado de este proceso investigativo de más de 5 años, de co-diseño con pescadores y de piloteo en distintas zonas costeras, y que hoy en día busca construir y financiar la primera red de refugios marinos en Chile, un programa ambicioso y apasionante. Ambicioso porque reconoce que para maximizar los beneficios socio ambientales debe escalar a una red. Y apasionante, en el sentido que reconoce que el camino para construir esta red está en co-producirla con un grupo diverso de actores.